El adiós a Desmond Tutu: Una voz para la paz

Desmond Tutu fue uno de los más conocidos activistas sudafricanos de derechos humanos, ganador en 1984 del Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en solucionar y poner fin al apartheid. Nació en 1931 en Klerksdorp, Transvaal, Sudáfrica, se convirtió en el primer arzobispo negro anglicano de Ciudad del Cabo y Johannesburgo.

Conocido como la voz de los Sudafricanos Negros que no tienen voz, fue un crítico abierto del apartheid. Tutu también apoyó el boicot económico de Sudáfrica, mientras que constantemente fomentó la reconciliación entre las distintas facciones asociadas con el apartheid.

Cuando Nelson Mandela fue elegido primer presidente negro de la nación nombró a Tutu presidente de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación.

En su trabajo de derechos humanos, Tutu formuló su objetivo como “una sociedad democrática y justa, sin divisiones raciales”, y estableció las exigencias para su realización, incluida la igualdad de derechos civiles para todos, un sistema educativo común y el cese de la deportación forzada.

Además del Premio Nobel, a Tutu le han otorgado numerosos premios, incluyendo el Premio Pacem in Terris, el Obispo John T. Walker, Premio al Servicio Distinguido Humanitario, el Premio de Liderazgo de Lincoln y el Premio Gandhi de la Paz.

«Me he preparado para mi muerte y he dejado claro que no quiero ser mantenido vivo a cualquier costo», declaró al diario The Washington Post en 2016.

«Espero ser tratado con compasión y que se me permita pasar a la siguiente etapa de la vida de la forma que yo elija», cerró.

Tras su muerte deja una viuda, su mujer conocida como «Mama Leah», y cuatro hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.