Grandes y merecidos avances del “Colectivo femenino”

Cuando hace muy pocos días se conmemoró el Día Internacional de la Mujer, obviamente se pudo observar que no hubo manifestaciones multitudinarias como años atrás en el mundo debido a la pandemia de Covid19. No se escucharon gritos de celebración por los avances conseguidos ni de protesta por todo lo que todavía queda, con mucha razón, por conseguir.

Esta pandemia trajo en todo el mundo más recesión, más obligaciones y a menudo más cargas familiares para las mujeres.

Pero no hay que olvidar que también hubo en muchos lugares avances importantes en la representación y en los derechos femeninos. A modo de ejemplo aquí mencionamos algunos de ellos.

Uno de los más difundidos a nivel mundial es la asunción de Kamala Harris como la primera mujer vicepresidenta de lo EEUU, sin dudas la primera potencia mundial mal que les pese a muchos…

Y no es la primera vez que esta mujer rompe el llamado “techo de cristal”, ya que fue la primera mujer electa como fiscal general del Estado de California y la segunda senadora negra en toda la historia de su país.

Aquí en el hemisferio sur, más precisamente en nuestro país, el pasado 30 de diciembre se vivió una jornada histórica cuando en el Congreso de la Nación se votó a favor de la legalización del aborto. La Ley de interrupción legal del embarazo(ILE) despenalizó y legalizó el aborto en las primeras 14 semanas de gestación, tras una lucha que muchos, en su inmensa mayoría mujeres, comenzaron hace casi 50 años.

Es una Ley muy polémica, con también muchísimos detractores, pero el Colectivo Femenino la considera en general como una victoria en su lucha por sus derechos.

Nuevamente en el hemisferio norte, Escocia y Nueva Zelanda se convirtieron en dos de los primeros países del mundo en proporcionar acceso gratuito y universal a todos los productos que las mujeres necesitan durante su período menstrual.

Esta Ley fue aprobada por unanimidad e impone a las autoridades de esos países la obligación de poner los productos para el período menstrual a disposición de todas las mujeres que los requieran.

A modo de último ejemplo, en África, más precisamente en Sudán, se ilegalizó la mutilación genital femenina, una aberrante práctica muy común hasta hace poco y que ahora será condenada con una pena mínima de tres años de cárcel para quien la practique y el retiro definitivo de la licencia del Hospital, Centro de Salud o Clínica Privada donde esta práctica sea llevada a cabo.

Los mencionados son sólo algunos pocos ejemplos de cómo las Mujeres han ido ganando y recuperando el lugar en la Sociedad que siempre debieron ostentar y que, por cuestiones políticas, sociales o de variada índole, fueron perdiendo con el correr de los años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *