Refranes con historia…

En la Argentina los comúnmente llamados “refranes” son utilizados hasta varias veces por día para ejemplificar con pocas palabras las más diversas situaciones.

Pero, ¿sabemos realmente lo que estamos diciendo cuando utilizamos esos refranes? Veamos unos pocos ejemplos.

Cayó piedra sin llover”. Se aplica a las ocasiones en que alguna persona llega a algún lugar sin haber sido invitada y al parecer no es del todo bienvenida.

“Piedra” suele tener dos significados. Por un lado es el material mineral duro que forma una roca. Pero también se le llama piedra al granizo, un fenómeno meteorológico.

Y el granizo, que se forma cuando las gotas de agua de la lluvia se aglutinan, se congelan y caen en forma de piedra de variado tamaño, puede ser muy dañinas para las personas, los objetos y los sembradíos.

Y si el granizo cae sin estar acompañado de lluvia es todavía peor porque su impacto se ve magnificado. Si “cae piedra sin llover”, la situación no es nada agradable, como cuando aparece alguna persona que nadie espera…

A la que te criaste”. Cuando algo se está llevando a cabo de una manera sin mayores cuidados, de forma imprevista y sin planificación ni premeditación, es más que probable que el resultado no sea el esperado.

Si alguien está acampando y comienza a llover copiosamente, hay que levantar todo rápidamente, y salir corriendo sin demasiados cuidados, a la que te criaste…

Mear fuera del tarro”. Aunque sea de un gusto dudoso por su connotación escatológica, se aplica a los momentos en que se hace o se dice algo que no viene al caso, que es desubicado e innecesario.

Qué decir si uno es detenido por un agente de policía que pretende multarnos por circular sin las luces reglamentarias para la ocasión encendidas y no tenemos mejor idea que descender del vehículo e invitarlo a pelear. Sin palabras…

Que lo pan con queso”. Es una versión light de un mundialmente conocido insulto donde alguien se acuerda de la progenitora de otra persona o maldice ante una circunstancia de vida donde algo no salió como lo esperábamos.

Hay muchas más frases que se usan para maldecir o ejemplificar una determinada situación, pero éstas bastan como ejemplo y siempre es bueno cuando alguien las utiliza saber realmente lo que está diciendo o al menos queriendo decir…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *