El papa Francisco bendijo hoy en la plaza de San Pedro la entrega por parte de Reino Unido a Argentina de una estatua de nuestra Señora de Luján, que perteneció a las tropas argentinas durante la guerra de las Malvinas y que volverá así al país después de 37 años.

El intercambio se produjo al final de la audiencia general en la Plaza de San Pedro cuando el obispo castrense de Argentina, Santiago Olivera, recibió la imagen de su homólogo en el Reino Unido, Paul Mason.

Y a su vez, el obispo castrense argentino regalará una copia de la estatua a Reino Unido.

La estatua, que es una copia idéntica de la Virgen de Luján de 1630, patrona de Argentina, estuvo colocada al lado del papa durante toda la audiencia.


Durante las guerra de las Malvinas, el ejercito argentino llevó en 1982 esta estatua para que les protegiese, pero después fue depositada en la iglesia de Port Stanley para que no sufriese daños durante las batallas.

Pero los británicos se la llevaron a Reino Unido y tras perderse la pista, la encontraron en la catedral militar católica de San Miguel y San Jorge en Aldershot, a pocos kilómetros ed Londres, y desde entonces ha permanecido allí y el lugar se convirtió en lugar de oración ofrecido a los caídos de ambos lados, explican los medios vaticanos.

Olivera solicitó hace unos años la devolución de la estatua a su homologó británico y se ofreció donar una copia para la catedral de Aldershot a cambio.

«Fue una historia intrigante que me involucró tan pronto como me convertí en obispo de las fuerzas armadas. Inmediatamente comprendí que era una buena oportunidad, no sólo para el regreso de la estatua, sino también para demostrar una comunión de fe entre dos países que han experimentado divisiones políticas», explicó Mason a los medios vaticanos.

A la ceremonia de entrega tras la audiencia participaron un veterano de la guerra de las Malvinas Jorge Palacio, el excapellán del Ejército Vicente Martínez Torrens y parte de la comisión de familiares de caídos en las Malvinas e integrantes de la agrupación «La fe del centurión».

Durante el acto, se le entregó un cartel del Centro Veteranos Malvinas Quilmes con los nombres de los caídos.

Ahora la virgen de Luján viajará a Argentina y llegará al aeropuerto de Ezeiza el 3 de noviembre, donde será recibida con honores por las Fuerzas Armadas y Fuerzas Federales, acompañados por veteranos de guerra, familiares y vecinos.

Desde allí, se llevará en procesión hasta la Basílica de Luján y después se tiene la intención de que recorra distintas ciudades por iniciativa de los excombatientes.

Redacción El portal de la esperanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *