El teatro rompe los moldes de la Covid-19

Ni la profesora ni los alumnos de artes escénicas del instituto de Vallbona d’Anoia se han dado por vencidos ante el virus y han conseguido dar vida a nuevos proyectos,

Xesca Vela es profesora de Ciencias y Artes Escénicas en el Institut Vallbona d’Anoia (Barcelona), con alumnado de 1º a 4º de la ESO.

Licenciada en Ciencias Químicas, paralelamente Xesca Vela actuó como actriz y se formó en el postgrado de Pedagogía Sistémica (Instituto Gestalt), tiene el máster de Coaching Sistémico (UAB) y el máster universitario de estudios teatrales (MUET, UAB). Actualmente está investigando para ser doctora en la tesis sobre Teatro y Educación.

“La ciencia me ha dado el rigor científico para descubrir y entender el mundo que me rodeaba, el teatro me ha dado vida, aprender a sentir el poder de las relaciones colectivas y vivir en coherencia con lo que sientes, lo que piensas y lo que haces”, afirma, “las artes escénicas te llenan el alma de emociones necesarias para encontrar el sentido de la vida”.

A todo ello, hay que añadirle ahora el hecho de haber conseguido hacer teatro con sus alumnos en plena pandemia de la Covid-19.

Xesca Vela explica, a continuación, en primera persona, esta experiencia pedagógica en El Reto de los Lectores de La Vanguardia.

Xesca Vela, profesora de artes escénicas en el instituto de Vallbona d'Anoia.
Xesca Vela, profesora de artes escénicas en el instituto de Vallbona d’Anoia. (Xesca Vela Carmona / XVC)

La crónica

Xesca Vela: “Los adolescentes interpretan la sensación de angustia”

El confinamiento nos ha impedido estrenar los proyectos teatrales. Ha sido una gran decepción, ya que había mucha ilusión y esfuerzos invertidos.

Las videoconferencias para hacer teatro son muy frías y muchas veces se acoplan los micros. Por ello se ha optado por vídeos individuales. Hemos realizado dos proyectos teatrales y nos queda uno que está en proceso.

En la optativa transversal de 1r a 4t de Teatro se estaba trabajando con la obra ‘Los ciegos’, de Maurice Maeterlinck. El autor era un precursor del teatro estático y misterioso.

Representa la inquietante situación de unos ciegos que están perdidos en una isla esperando a su líder espiritual que nunca vuelve.

Los adolescentes interpretan la sensación de angustia en la que se pueden encontrar las personas cuando están sin rumbo, sin alguien que los guíe.

La pérdida de la juventud, el incierto futuro, crea una sensación metafórica de final drástico. Una situación vivida durante el confinamiento”

Alumnos de artes escénicas del Instituto de Vallbona d'Anoia.
Alumnos de artes escénicas del Instituto de Vallbona d’Anoia. (Xesca Vela / Instituto de Vallbona d’Anoia)

El teatro ofrece a los adolescentes un juego dramático sincero donde las emociones afloran y les hace crecer como personas.

Se plantean diferentes vidas para interpretar y sueñan que son esos personajes, pero ¡siempre despiertos! Es una puerta para que puedan descubrir su parte artística, para explorar los recovecos del propio ser.

El teatro es un espacio de no penalización donde todo es válido, todo el mundo tiene su sitio, integra y une”

Aquí se muestra un pequeño vídeo del trabajo teatral de estos adolescentes:

El Reto no se acaba aquí. Para motivar a toda la comunidad educativa a participar de forma activa en actividades teatrales y fomentar las relaciones prosociales del instituto, se les propone actuar durante el confinamiento.

Se hizo una llamada para ver quien quería participar leyendo un poema de la Odisea. 64 personas respondieron y se les asignaron unos versos.

Así nacieron las personas poema”

Adolescentes, familias (madres, padres, abuelos ..), docentes, conserges, personal de limpieza y adolescentes participaron en este homenaje para el Día Mundial del Teatro.

Cada persona se buscó espacios griegos en sus casas para actuar. Se presentó el 27 de marzo en pleno confinamiento.

Los vídeos llegaron y este fue el resultado: ‘Projecte Odissea’:

Como docente me siento muy satisfecha del trabajo colectivo propuesto en el instituto a través del teatro.

Poder potenciar las capacidades socioculturales, artísticas y socioemocionales de toda la comunidad educativa es un gran reto.

Fuente: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *