Fuente: Viajar y otras pasiones

Qué comer en Roma es una de las primeras cosas que hay que saber bien cuando se prepara un viaje a Roma y es que ¿en qué lugar se come mejor que en Italia?

Desde pastas famosísimas, como la carbonara o la cacio e pepe, a todo tipo de carnes, pasando por deliciosos postres y, por supuesto, buena bebida que acompañe, te aseguramos que te vas a ir de la capital italiana con unos cuantos kilitos de más… pero ¿qué es mejor, cuando se viaja, que probar la gastronomía local?

Si estás hecho todo un foodie, quédate por aquí, que te contamos cómo es la cocina romana, cuáles son los platos más típicos que comer en Roma, qué beber allí y, además, algunos consejos y opciones diferentes. Prepara el babero, ¡que empezamos!

La gastronomía de Roma es sencilla, tradicional, consistente y muy, muy rica. Se basa, como la comida italiana en general, en ingredientes frescos, de temporada y de proximidad, por lo que el producto final es de la máxima calidad y sabor. Si no tienes la mala suerte de caer en una de las típicas “trampas para turistas”, te prometemos que los precios de los principales platos que comer en Roma son bastante justos.

La pasta, siempre con su queso pecorino, y la carne de cerdo son las bases de la comida típica de Roma. Además, al ser la capital del país, es fácil encontrar especialidades regionales de otros puntos de Italia igualmente auténticas y buenas.

La cocina romana es también, en cierto modo, “pobre”. Igual que ha pasado en gran parte de España y de América Latina, esta zona de Italia ha sido predominantemente rural y humilde hasta el siglo pasado así que, a la hora de comer se aprovechaba absolutamente todo. Seguro que te suena ese dicho que dice “del cerdo hasta los andares”… ¡pues en Roma también lo piensan! Como suele suceder, muchos de esos platos hechos con “sobras” que antes nadie quería, hoy son auténticas delicatessen.

Deliciosa focaccia con vista su Castel Sant'Angelo en Roma, Italia
¿Una focaccia para picar algo mientras visitas el Castel Sant Angelo?

Ya te avisamos que esto no es un ranking. Habría sido imposible poner estas delicias que comer en Roma en orden… ¡porque nos gusta todo! A la vuelta, cuando hayas probado varios platos típicos, nos cuentas con cuál(es) te quedas tú, ¿vale?

Contenidos del post [Ocultar]

Los menús en Italia

Como Andrea es italiano, no ha podido dejar pasar la oportunidad de contarte de qué platos se compone un buen pranzo (almuerzo, comida) o una buena cena italiana. Cada menú suele consistir en:

  1. Antipasto: Los entrantes. Puede ser algo simple como la típica bruschetta o unas aceitunas, o un plato más elaborado, como las raciones en España.
  2. Primo: ¡Sorpresa! En Italia no solo se come pasta (aunque, confesamos, para nosotros es como si no hubiera otra cosa cuando vamos de visita), también puedes pedir de primer plato arroz, todo tipo de sopas y guisos, legumbres, verduras…
  3. Secondo: Un segundo plato de carne o pescado, con un poco de guarnición, generalmente de verduras (contorno)
  4. Postre: Como en prácticamente todo el mundo, suele elegirse entre fruta o un dulce. El postre estrella en Italia es el tiramisú, pero suele haber varias opciones dependiendo del restaurante.
  5. Café: Aquí no hay discusión que valga: después de comer se toma un espresso.Los otros cafés, sobre todo los grandotes, se toman para desayunar o como almuerzo o merienda acompañando a algo ligero de comer.

¿Para beber? Se toma más vino que cerveza, sobre todo tinto (¡y confesamos que están buenísimos!). Respecto al agua, esta puede ser del rubinetto (del grifo),  naturale (la normal de botella) o gassata o frizzante (con gas). ¡Especifica siempre cuál es la que quieres!

Como ves, ¡con hambre no te vas a quedar!

Sabrosa comida en un restaurante en Piazza Navona en Roma, Italia
La carbonara sería un primer plato y los saltimbocca un segundo… ¡pero uno tiene un límite!

Qué comer en Roma: ¡Empezamos por la pasta!

Suena a tópico, lo sabemos, pero es que ir a Italia y no comer pasta ¡no debería ser legal! Vale, quizá nos hemos pasado, pero te prometemos que vas a poder comer en Roma algunos de los platos de pasta más famosos y deliciosos del mundo.

Si tienes la ocasión, ¡pruébalos todos!

1. Carbonara, el plato más famoso que comer en Roma

¡Me muero con la carbonara! Es mi plato favorito del mundo y, si no me fuera a poner como una maialina, ¡te juro que la comería a diario!

Con tanto entusiasmo, seguro que ya te estás imaginando que la última vez que estuvimos en Roma no faltaron dos o tres platos de esta maravilla.

La pasta carbonara es, quizá, el plato de cocina romana más famoso del mundo… aunque la realidad es que, fuera de Italia, se ha desvirtuado muchísimo. La carbonara original lleva solo huevo, guanciale (una especie de panceta), queso pecorino y pimienta negra. Ya está, ¡nada de nata!

El tipo de pasta más clásico para hacer con la salsa carbonara son spaghetti, aunque también se ve mucho con rigatoni, una especie de tubitos rectos y grandes, que casa perfectamente con ella. También es muy común comerla puedes con linguine, bucatini e, incluso, simplemente con penne (macarrones corrientes y molientes). ¡Está deliciosa de todas las maneras!

Como curiosidad, te contamos que se cree que el nombre viene de los mineros del carbón (carbonai), que elegían la pasta carbonara para llevarse al trabajo por la facilidad de encontrar los ingredientes, de cocinar y, por supuesto, por su gran aporte energético (y calórico… ¡sorry!).

Sabrosos rigatoni alla carbonara típicos de Roma, Italia
¡Deliciosos rigatoni a la carbonara! Mi plato favorito que comer en Roma

2. Cacio e pepe, todo un clásico

La pasta cacio e pepe es uno de los platos más famosos que comer en Roma aunque, paradójicamente, fuera de Italia no es tan popular. Es la joya de la corona de muchos restaurantes famosos de la ciudad y no te va a costar nada encontrarlo.

Cacio significa “queso” en dialecto del centro de Italia, y pepe, como imaginarás, es la pimienta: Queso y pimienta. No se necesita nada más para hacer un plato súper simple ¡y riquísimo! Yo soy de las que busca platos consistentes y pensaba que, después de comer tantas carbonaras y amatricianas, el cacio e pepe iba a resultarme un poco “soso”, o dejarme como a medias… ¡pero nada más lejos de la realidad! El queso pecorino le da muchísimo cuerpo y un tremendo sabor.

La pasta más típica con la que comer cacio e pepe son los tonnarelli, como spaghetti pero un pelín más gorditos y una forma ligeramente rizada. También te la puedes encontrar con otros tipos de pasta que se ven mucho por Roma, como los rigatoni, o los spaghetti normales y corrientes.

En algunos restaurantes te sirven la pasta con el queso y la pimienta encima, y te preguntan si quieres que te lo sirva… ¡di que sí! El camarero va a mezclarlo todo, con el arte con el que solo ellos saben hacerlo, para que te quede una pasta bastante cremosa y con un sabor bien intenso. Algunas personas, incluso, opinan que es un poquito picante, por la pimienta. Nosotros te prometemos que, si está bien hecha, no deberías encontrarla así, a no ser que seas un enemigo total de esta especia.

Suculentos bucatini cacio y pepe en el famoso restaurante da Felice en Roma
Bucatini cacio e pepe en Felice, uno de los restaurantes más famosos (y donde mejor se come) en Roma, después de haber sido revueltos por el camarero.

3. Gnocchi alla romana

Vale, los gnocchi no son realmente pasta pero, por qué no decirlo, éste es el apartado de la lista de platos que comer en Roma que más nos cuadraba.

Los gnocchi alla romana tampoco son como los clásicos, de patata y servidos con salsas. Son como discos, hechos de semolino y huevo y cocinados al horno, hasta que están bien doraditos. Se suelen servir con un poco de mantequilla o aceite y, por supuesto, pecorino.

4. Pasta all’Amatriciana

Bastante parecida a la carbonara, la amatriciana es una salsa típica del pueblo de Amatrice, que está, al igual que Roma, en la región italiana del Lazio.

La salsa es muy parecida a la carbonara: lleva guanciale y queso pecorino pero, en su caso, cambia el huevo por el tomate. A veces también se pone ajo, cebolla, pimienta o un poco de chili, pero nosotros creemos que es perfecta tal cual es, ¡no le hace falta ningún extra!

Suele servirse con bucatini, una especie de spaghetti más gordito y con un agujero (buco) en medio, que “absorbe” la salsa, llenándose de saborcillo.

Andrea ya la había disfrutado más veces, y ya me había advertido de que me iba a encantar… pero eso no quitó para que me gustara aún más de lo que esperaba. Sin duda, el gran descubrimiento del último viaje a Roma.

Deliciosos spaghetti all'amatriciana del restaurante da Felice al Testaccio, Roma
Sí, los spaghetti all’amatriciana están tan ricos como parece

5. Pasta alla Gricia

Es una variación de la amatriciana, pero sin la salsa de tomate. Suele servirse, en vez de con bucatini, con los rigatoni que te comentábamos antes.

Confieso que yo no la he probado (aún), pero estoy segura de que me va a gustar, ¡y seguro que a ti también!

6. Pasta Arrabbiata

Arrabbiata significa enfadada en italiano… así que seguro que no te sorprende que este otro tipo de pasta ¡sea bien picante! Lleva tomate, ajo y guindilla, y suele servirse con spaghetti o con penne (macarrones).

Nosotros no somos especialmente amigos del picante, y habiendo tantos otros donde elegir, confesamos que éste no es de nuestros platos preferidos que comer en Roma.

Carne, una de las bases de la comida típica de Roma

La cocina romana es muy, pero que muy carnívora. Al menos, bastante más que las gastronomías más típicas del norte de Italia a las que estamos más acostumbrados nosotros.

Al haber sido todo el Lazio (la región de Roma) una zona muy campesina, es inevitable que muchos de los platos principales que comer en Roma sean cerdo o tengan un toquecito de él. Especialmente, de las “sobras”: las tripas, la piel, la grasa…

Aviso: si eres vegetariano, quizá no te haga mucha gracia leer este apartado, pues hemos sido bastate gráficos en algunos puntos.

7. Saltimbocca, el plato más carnívoro que comer en Roma

Son filetes de ternera tiernos y cortados bastante finitos, con una loncha de jamón(prosciutto) y una hojita de salvia por encima, que se fríen con mantequilla. Vamos, toda una mezcla de sabores bien carnívoros: ternera y cerdo.

Se suelen servir dos filetes, con ensalada, y la deliciosa salsita propia de la fritura. Pese a los gordo que parece por su descripción, te aseguramos que no se hace nada pesado. ¡Para repetir!

Espectaculares imagen de saltimbocca alla romana en Roma, Italia
¿Qué te parecen estos saltimbocca? ¡A nosotros se nos hace la boca agua!

8. Coda alla vaccinara

La coda alla vaccinara es uno de esos pocos platos que comer en Roma que no nos acaba de llamar la atención… Es un estofado de rabo de toro, cocinado con manteca, hierbas aromáticas, salsa de tomate y verduritas.

Puedes encontrar también la salsa servida con rigatoni (u otro tipo de pasta) y queso pecorino por encima.

9. Abbacchio, uno de nuestros favoritos que comer en Roma

El abbacchio es un corderito joven, alimentado solo con hierba y flores, por eso su carne es súper, pero súper tierna, sana y sabrosa.

Puedes encontrarlo cocinado de múltiples maneras: a la cazadora, a la romana, frito, a la brasa, cocido, en costillitas… Nosotros somos unos clásicos y nos lo comimos al horno, con unas patatitas con romero de guarnición, y no podía estar más tierno y más sabroso. ¡Espectacular! ¡Otro plato que nos íbamos a zampar todos los días!

Famoso plato de Abbacchio y patatas que se puede comer en Roma, Italia
El abbacchio es uno de los platos más espectaculares que comimos en Roma. ¡Simplemente un manjar!

10. Trippa alla romana

Como te estarás imaginando por su nombre, la trippa alla romana no son más que callos cocinados “a la italiana”: con salsa de tomate y pecorino.

A mí me encantan los callos (a la madrileña) y la trippa era uno de los platos que comer en Roma que ya tenía apuntado desde hace tiempo. Ahora bien, llámame ingenua, pero no me esperaba que los romanos fueran tan diferentes… tanto, ¡que cuando los vi pensaba que se habían equivocado al traernos el plato! Al probarlos, me sonaba el sabor de lo que es la carne, pero como que no me pegaba nada la salsa.

Dejando a un lado los prejuicios, ¡de verdad que están muy ricos! Pero pídelos ya sabiendo que vas a comer algo totalmente diferente a lo que estás acostumbrado. ¡A ver qué te parecen!

Delicioso plato de trippa alla romana en la Antica Birreria Peroni en Roma, Italia
A primera vista parecen de todo menos callos, ¿verdad?

11. Faglioli con le cotiche, el plato más consistente que comer en Roma

Nos habría encantado probar este guiso de judías blancas y cotenna, con aceite, ajo, tomate y salvia… pero no lo vimos por allí. ¡Otra vez será!

La cotenna es, ni más ni menos, la piel del cerdo.

12. Stracceti

Son tiritas de carne de ternera fritas. En la receta tradicional se cocinan con tomates cherry y rúcula, así que acaba saliendo también una salsita muy rica.

La receta ha ido evolucionando y tampoco es raro encontrar straccetti de pollo o de cerdo. Además, a veces se añade queso rallado por encima, chili o cebolla. Pintaza, ¿no?

13. Porchetta, el mejor bocadillo que comer en Roma

Si estás de turisteo y no quieres perder ni un segundo para comer, o te apetece merendar algo un poco más “especial”, ¡no te puedes ir de Roma sin probar el bocata de porchetta!
La porchetta es, básicamente, un cerdo vaciado y deshuesado que se condimenta con varias hierbas y se cocina a la brasa. ¡Está buenísima! No se suele comer sola, sino que como es más popular es en bocadillo, a veces con alguna salsa extra.

La porchetta no es solo uno de los alimentos más típicos que comer en Roma, sino que seguramente la veas bastante como street food, y también enpaninerie (restaurantes especializados en bocatas) por toda Italia. En el carnaval de Viareggio, la ciudad de Andrea, es uno de los platos estrella.

Es posible que la encuentres como porchetta di Ariccia, ya que es típica de ese pueblo, a media hora de Roma.

Para los más sensibles: Ojo, porque en muchos sitios, sobre todo en puestos ambulantes de ferias y fiestas, tienen al animal expuesto y le van cortando las lonchas directamente.

Primer plano de un delicioso panino alla porchetta en Roma, Italia
Andrea solo necesita un panino alla porchetta para ser feliz…

Los contornos más populares que comer en Roma

Como te hemos comentado más arriba, en Roma, y en toda Italia, lo normal es comer de segundo plato una carne o un pescado con guarnición (o contorno, ¿recuerdas?).

Los acompañamientos más típicos que comer en Roma son:

14. Cicoria

La achicoria es un vegetal muy típico en la zona romana, que se hizo muy popular durante la Segunda Guerra Mundial. Roma estaba ocupada por los alemanes y la gente se moría de hambre, así que los niños y adolescentes iban a buscar achicoria y la comían, cuando había suerte, con pan. De hecho, hay un dicho en Italia que es “essere a pane e cicoria”. Como imaginarás, significa estar a dos velas, no tener nada, aunque se utiliza en sentido divertido.

El plato más famoso es la cicoria alla romana que sería, básicamente, cocinar la achicoria en la sartén con aceite de oliva, ajo y un poquito de chili. Es fácil de hacer, flexible como guarnición y, por lo visto, tiene un montón de propiedades.

También se come con pan (ya sea tipo albóndiga o bocadillo) o incluso, como un ingrediente más de la pizza.

15. Carciofi alla romana o alla giudia

Por fin un plato veggie que comer en Roma… ¡y qué plato! Las alcachofas romanas son súper famosas, tanto, que tienen el distintivo de Indicación Geográfica Protegida de la Unión Europea.

Sin espinas, frescas, tiernas y llenas de sabor, son el mejor acompañamiento para tus segundos platos, o un delicioso primero.

Las dos variaciones más famosas son las alcachofas a la romana, cocinadas en la sartén, solo con ajo y perejil, y un poquito de menta en ocasiones, y las alcachofas a la judía, que se comen fritas y quedan súper crujientes. Estas últimas son uno de los platos típicos que dejaron los judíos, que estuvieron en Roma durante siglos.

Deliciosa porciòn de carciofi alla romana en el restaurante da Felice en Roma, Italia
Los carciofi alla romana son un plato simple y delicioso, perfecto para acompañar al abbacchio, como fue nuestro caso

Pizzas, entrantes y picoteo

Por supuesto, ¡uno no se puede ir de Roma sin comerse una deliciosa pizza! Además de este plato tan simple, versátil y delicioso, hay muchas más opciones para comer al volo en la capi italiana, algunas de ellas más clásicas y populares, y otras bastante nuevas y creativas. Sea como sea, ¡todas te van a encantar!

16. Queso Pecorino y salumi, en muchos platos que comer en Roma

Y llegamos a uno de nuestros alimentos favoritos que comer en Roma… y en toda Italia: los quesos y embutidos.

Como ya habrás visto a lo largo del post, el queso pecorino es prácticamente omnipresente en la cocina romana: en todo tipo de pastas, con platos de carne, en acompañamientos, en bocadillo… y, por supuesto, solo. Y es que este queso de oveja curado es súper típico de la zona y, por supuesto, tiene Denominación de Origen.

Como te hemos comentado más arriba, en Roma es fácil encontrar especialidades de otras regiones de Italia. Además del pecorino, vas a poder probar otros quesos típicos de Italia, como la mozzarella, la scamorza (tipo ahumado, ¡delicioso!) o el Parmigiano. Este último, además, a mucha gente le recuerda al pecorino en cuanto al sabor. A nosotros, sin duda, ¡nos gustan todos!

¡Pero no solo hay quesos que comer en Roma! Mortadela, jamón (el cocido o cotto y la especie de “serrano” o crudo son los más populares), bresaola, lardo, todo tipo de salchichones (salame)… ¡No lo vas a tener nada fácil para elegir el relleno de tupanino (bocadillo) o tu tabla de embutidos!

17. Panini y focacce

Si quieres comer algo rápido para no perder ni un minuto o quieres una merienda consistente, ¡estás de suerte! En Roma no vas a tener ningún problema para encontrar deliciosos bocadillos (panini) o focaccias (permíteme la “españolización”), sobre todo en cafeterías y bares. ¡Bueno, bonito y barato!

Los rellenos más populares son, quizá, queso y jamón cocido (cotto), jamón “serrano” (crudo), atún con mayonesa y/o tomate y pollo empanado (cotoletta). Suelen llevar, además, un poco de ensalada.

Mostrador de focacce en un típico bar en Roma, Italia
Deliciosas foccace, esperándote para cuando vayas a Roma.
Mostrador di panini que se pueden saborear en Roma Termini, Italia
Aunque la focaccia suene “más romano”, los bocatas están igualmente deliciosos. ¡Atención a este escaparate en la estación de Términi!

18. Supplì

Esta especie de croqueta es uno de los entrantes más famosos que comer en Roma. Como idea, tiene un aire también a los famosos arancini de Sicilia.

Los supplí son bolas rebozadas y fritas, rellenas de arroz, generalmente Carnaroli, con salsa de tomate y carne y, en medio, deliciosa mozzarella.

No es especialmente ligero así que, si quieres probarla y pedir también primero y segundo, mejor compártela con alguien o déjala para una merienda.

Aunque Andrea nunca los ha llamado así, es posible verlos como supplí al telefono, por el hilo de quesito derretido que a veces queda y se va estirando cuando se parte la croqueta en dos. Dicen que parece el cable de un teléfono (de los de antes). Respecto al nombre, se cree que viene del francés “surprise”, ya que uno no se espera lo que hay dentro… ¿o sí?

Interior de un delicioso supplí que se puede comer en Roma, Italia
Así es el supplì por dentro

19. Pizza al taglio

La pizza típica romana es más anchita y de forma rectangular. Se suele servir en cuadraditos, ¡perfecta para llevar!

Encontrarás todo tipo de opciones, desde la más clásica que es la margarita (mozzarella, tomate y albahaca) a vegetariana, anchoas, jamón, quesos, atún, champiñones… Eso sí, no te esperes pizzas con tropecientos ingredientes como hacen algunas cadenas internacionales: las pizzas italianas suelen tener solo uno o dos, ¡y están tan ricas que ya verás que no te hacen falta más!

Ojo, esto no quita que no vayas a ver, sobre todo en los restaurantes, las clásicas pizzas redondas más finitas. ¡Así tienes donde elegir!

Comiendo pizza y cerveza en una plaza en el barrio de Trastevere, Roma
Un trozo de pizza y una Peroni, ¡y ya tenemos cenita en plena plaza del Trastévere!
Mostrador de deliciosas pizze alla romana en Trastevere, Roma
Nos parece imposible que haya a quien no le guste la pizza… ¿no te parece?

20. Trapizzino, una auténtica novedad que comer en Roma

La street food más famosa que comer en Roma es el trapizzino, una mezcla entre pizza y sandwich, por explicarlo de alguna manera, que se sirve en una especie de cucurucho de papel.

El pan es de masa madre, y hay diferentes rellenos: pollo, lengua, albóndigas… ¡incluso la coda alla vaccinara! A nosotros no nos ha dado tiempo a comerla esta vez, así que te dejamos la web oficial de Trapizzino para que te hagas una idea del festival de sabores que puede ser.

Curiosamente, nació hace poco más de diez años en el local homónimo del barrio de Testaccio. Es increíble lo famoso que se ha hecho en tan poco tiempo, pues ya puede encontrarse por toda Roma e, en otras grandes ciudades italianas (como Milán y Florencia), ¡e incluso en Nueva York! ¿No te parece un exitazo?

21. Qué desayunar en Roma

¿Qué mejor manera de empezar el día que hincándole el diente a un buen desayuno? Lo típico en Roma es pedirse un cappuccino y un croissant (que en Italia se llama cornetto). Éste puede estar relleno de pistacho, de crema, de trufa, de chocolate o solo.

También tienes la opción de elegir, en vez de croissant, una sfogliatina (una especie de hojaldre, a veces con relleno) y de añadir zumos o algo salado, como la focaccia o el panino de los que te hemos hablado un pelín más arriba.

Algo que no todo el que va a Roma sabe es que, para desayunar o tomar un café y algo rápido en una cafetería o bar, te va a costar menos si te lo tomas “al banco” (en la barra).

A nosotros nos gusta desayunar bien, tanto dulce como salado, así que lo que hacíamos era pedir un bocata no demasiado grande y compartirlo. Además, claro está, de los cafés y el dulce. ¡Hay que aprovechar, que luego se quema paseando!

Típico desayuno italiano con café, zumo, focaccia y cornetto en un bar de Roma, Italia
¡Buenísimo el bocata de pollo para comenzar la jornada con fuerzas! El zumo fue un caprichito, pues los frescos son igual de caros que en cualquier otro lugar del mundo…

Postres y dulces que comer en Roma

Si eres goloso, seguro que has estado esperando a que llegara este apartado de la lista. Esperamos que no te defraude:

22. Maritozzo, el pastelito estrella que comer en Roma

El maritozzo es, sin duda, el bollito más famoso que comer en Roma. Es parecido a una bamba o a un suizo, pero más pequeñito y relleno (pero muy relleno) de nata montada.

Suele comerse para desayunar, con un buen cappuccino o un espresso.

Hay también diferentes variedades regionales del maritozzo, y por supuesto hay versión salada, aunque confesamos que no llegamos a verla.

Como ya sabes que somos muy curiosos y le buscamos los “por qués” a todo cuando viajamos, hemos estado rebuscando y resulta que el nombre se debe a que, hace unos años, los chicos le regalaban este bollito a sus prometidas, a veces con un pequeño detalle dentro. Maritazzo es una forma simpática e informal de decir “marido”.

Imagen en primer plano de un delicioso maritozzo en Roma, Italia
El maritozzo es el pastelito más famoso que comer en Roma. Como te habíamos prometido, está bien relleno de nata

23. Un buen gelato

No hay ninguno en el mundo como el gelato, el helado italiano. ¿Que qué tiene de diferencia? ¡Todo! Es más cremoso, más natural, menos frío… simplemente perfecto. Yo, sin ir más lejos, solo como helados en Italia, del sabor y del tamaño que sean (a Andrea le gustan en todos lados), así que sí, la fama de los gelati es totalmente merecida. ¡Vete preparando para lo que te espera!

Como con todo, tienes que tener cuidado con dónde comerlo: elige, si es posible, sitios donde vendan solo helados (desconfía de restaurantes y cafeterías varias), y si hay cola, mejor. Si la mitad de los de la cola son italianos, ten casi, casi claro que vas a zamparte un auténtico gelato.

Por cierto: si el helado es de buena calidad se va a derretir súper deprisa, así que no pierdas el tiempo, ¡y ten algo para limpiarte siempre a mano!

Comiendo helados en un callejón del centro histórico de Roma, Italia
No, no eran los dos para mí, ¡aunque me los habría comido, seguro!

24. El tiramisú y otros postres italianos que comer en Roma

El tiramisú es originalmente de la región del Veneto (donde está Venezia), pero es también tremendamente popular en la capital del país, hasta el punto de que es uno de los imprescindibles que comer en Roma.

Este delicioso postre, a base de bizcochos, mascarpone, cacao y café se puede encontrar prácticamente en todos los restaurantes de Roma. Aunque el sabor y la textura pueden llega a variar bastante de un sitio a otro, ¡estamos seguros de que te va a encantar!

Deliciosos postres en el famoso restaurante Grazia e Graziella en Roma, Italia
¿Panna cotta con frutos rojos o tiramisú? ¡Lo mejor es pedir los dos y compartir!

25. Para rematar, ¡un café!

Aunque el café no sea uno de los postres que probar en Roma como tal, si has salido alguna vez a almorzar, o incluso a cenar, con un italiano, ya habrás visto que el espresso es el punto y final de cada comida. No te sorprendas si el camarero te ofrece un café incluso por la noche…

Yo, las primeras veces me quedaba de piedra pero, al final, donde fueres haz lo que vieres. El café italiano está buenísimo y sienta muy bien tras un buen banquete. Eso sí, ¡solo espresso o, como mucho, un macchiato! No pidas un cappuccino o un café especial después de comer, te van a mirar muy raro!

Otros postres ricos y fáciles de encontrar en Roma son la panna cotta (sobre todo con frutos rojos o chocolate), los cannoli (rollitos sicilianos rellenos de ricotta) o diferentes tipos de tartas.

Ya sabes, cuando vayas a comer en Roma no te llenes del todo, ¡deja siempre un huequito para el postre (y el café)!

Imagen de un sabroso tiramisú y cafés en Roma, Italia
¿Qué mejor forma de cerrar un festín con los mejores platos que comer en Roma que con un tiramisú y un cafelito?

Qué beber en Roma

Birra Peroni

La cerveza Peroni es una de las más famosas de Italia y se produce desde mediados del siglo XIX. Aunque nació en Lombardía, enseguida se trasladó a Roma, donde aún está su sede.

Como no podía ser de otro modo, es la birra más fácil de encontrar por allí, ¡así que no te puedes ir de la ciudad sin probarla! Aunque también puedes beberla a la hora de comer, lo normal es tomarla como aperitivo y, como en España, siempre acompañada.

Jarra de cerveza Peroni típica de Roma en Italia
Una Peroni nunca está de más…

Vino dei Castelli Romani

En Italia gusta, y mucho, beber vino, y saben hacerlo.

Aunque los mejores vinos italianos, para nosotros, son los del Chianti (¿podríamos decir otra cosa, siendo Andrea toscano?), en la región del Lazio también los hay buenos y con Denominación de Origen. Los vinos de Castelli Romani son cuatro tintos y tres blancos, y son los que vas a encontrar en la mayoría de sitios donde comer en Roma. Dicho esto, no vas a tener problema para encontrar Chianti…

Botella de vino ei famosi Castelli Romani típico de Roma en Italia
No nos podíamos ir de Roma sin catar el vino dei Castelli Romani…

Agua del grifo romana

No, no nos hemos vuelto locos por incluir algo tan “simple” como el agua del grifo en esta lista de platos típicos que comer en Roma.

El agua de Roma es fresca, limpia y tremendamente accesible. Mientras pateas la ciudad te darás cuenta de que hay muchísimas fuentes, algunas más artísticas o antiguas que otras, donde poder rellenar sin ningún tipo de problema tu botella.

Paradójicamente, y al contrario de lo que sucede en otros países como Australia en los restaurantes no se prioriza el agua del grifo, sino que se tiende a servir la embotellada e, incluso, te pueden mirar mal si pides acqua di rubinetto

Nos repetimos: una botella de agua para ir rellenando es una muy buena inversión para tu viaje a Roma, y para tu día a día. No solo vas a ahorrar mucho dinero por no comprar agua embotellada, sino que le vas a ahorrar muchísimo plástico al planeta.

Fuente de agua monumental en el bonito centro histórico de Roma, Italia
Una de las fuentes del centro de Roma. El agua es totalmente potable en toda la ciudad

Consejos para comer en Roma

  • ¡Huye de los tourist trap! Esto es, restaurantes con comida peor y precios más elevados. No siempre es fácil cuando se visita una ciudad por primera vez y aprieta el hambre, pero intenta evitar los locales junto a los sitios más turísticos, busca en apps como Trip Advisor y pide recomendaciones a amigos y conocidos que ya hayan estado. Nosotros te prometemos tener pronto publicada una lista con los mejores restaurantes de Roma ¡elegidos por un italiano muy exigente! Suscríbete al blog y se el primero en leerlo cuando salga.
  • Si quieres ir a un restaurante en concreto, ¡te recomendemos que reserves cuanto antes!
  • No hay problema con los horarios para comer en Roma. Sí es cierto que muchos restaurantes, sobre todo los menos turísticos, abren dos o tres horas para comer, cierran y vuelven a abrir para la cena. Estos horarios son bastante amplios y, aun a malas, en el centro no te va a costar nada encontrar sitios con la cocina abierta todo el día.
  • En la mayoría de los sitios vas a poder encontrar carta en inglés sin problema y, en los más turísticos, también en español. Aun así, creemos que el italiano escrito se suele entender muy bien y, si no, los camareros van a tirar de itagnolo y de gestos para que no te quedes con las ganas de saber nada, ¡ya verás!
  • No se suele dar propina, pero en muchos sitios te pueden cobrar el “coperto”, que es algo así como el servicio.
  • ¿Qué mejor lugar que Roma para hacer un tour gastronómico? Tienes para elegir, en la zona de Monti (cerca del Coliseo) o este tour gastronómico por el Trastevere, el barrio donde mejor hemos comido en Roma. 
  • ¡No te vayas de Roma sin experimentar lo que es un aperitivo! En algunos bares, hacia media tarde, hay como un buffet frío del que puedes comer tooodo lo que quieras, tan solo tienes que consumir la bebida. Es una buena opción para ahorrar un poco y para disfrutar de un plan de locales. ¡A nosotros nos encanta!
  • Si eres un vegetariano (o, más aún, vegano) viajando por Italia, no cuentes con encontrar una gran lista de donde elegir en cada restaurante. Este es el único punto negativo que le podemos encontrar a todas estas delicias que comer en Roma…
  • Un buen “truco” para no quedarse con las ganas de nada es, si viajas con alguien más, pedir platos diferentes. ¡Así podrás probar más especialidades de la cocina romana!

Haciendo fotos a deliciosa comida típica de Roma, Italia
¡Fotógrafo en acción! La comida típica de Roma está tan rica que vas a querer llevártela a casa… aunque sea en foto.

Ahora que ya sabes todos los platos típicos que comer en Roma, vete preparando una lista ¡para asegurarte de que no te vas a perder nada!

Nosotros somos muy fans de la carbonara, y en general de todos los platos de pasta, pero también nos encantó el abbacchio y nos sorprendieron súper positivamente los saltimbocca y las alcachofas. Por supuesto, tampoco te puedes ir sin probar los auténticos pizza y helado italianos… Acuérdate, eso sí, de llevarte un pantalón de chándal para la vuelta, no vaya a ser que los vaqueros no abrochen… es broma (¡o no!). Lo importante es, por supuesto, ¡disfrutar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *