Un logro que no se daba desde hacía 20 años

El patín artístico le dio a Argentina la primera medalla de oro de los Juegos Panamericanos. El gran responsable fue Juan Sánchez, que sumó un total de 152,63 puntos para devolverle a la disciplina, en la rama masculina, la gloria luego de 20 años.

El viernes había hecho el programa corto y terminó la jornada como líder, gracias a los 60.95 puntos que acumuló. Este sábado, en tanto, fue el séptimo mejor puntaje al alcanzar los 91,68 en el programa largo. Terminada su actuación, el rosarino se había garantizado un lugar en el podio, pero debía esperar la actuación del paraguayo Víctor López para saber con qué puesto se quedaría.

Y el patinador guaraní sumó 70,69 tantos que no le resultaron suficientes para alcanzar a Sánchez, que así se convirtió en campeón panamericano en el Polideportivo de la Villa Deportiva Nacional (Videna). El estadounidense John Brurchfield fue el medallista de plata y el brasileño Gustavo Casado se quedó con el bronce.

Pero no fue la única presea que el patinaje le dio a Argentina en el inicio del fin de semana. Un rato antes, Giselle Soler, campeona de los Juegos en Toronto 2015, volvió a demostrar que está entre las mejores del continente y se quedó con la medalla de plata.

Para la patinadora porteña, que había terminado primera la jornada del viernes, fue determinante una caída que le provocó una penalización. Quien aprovechó fue la brasileña Bruna Wurts, que no cometió errores y sumó 103,17 puntos, frente a los 92,15 de la argentina. Tercera terminó la ecuatoriana Eduarda Fuentes, con 70,68. «Tengo un poco de bronca. Uno entrena tanto para conseguir la dorada y que se te escape por muy poco de las manos…», se resignó Soler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *