Lele Cristóbal, el cocinero argentino que revolucionó la gastronomía local

En todos nosotros existe una idea presente que nos atraviesa y que, de manera constante, replicamos casi sin darnos cuenta. Sostenemos que » la comida es amor » y hasta nos animamos a afirmar que el corazón de un hogar, está en la cocina. Preparar el plato favorito de alguien a quien amamos, compartir el momento de encuentro en una mesa familiar o buscar reconectar a través de la gastronomía, se convierten en pequeñas muestras de cariño.

Conocé a Lele Cristobal, el chef detrás de Café San Juan

01:22

Es que, entre tenedores, platos y servilletas, se genera cierta magia que nadie puede negar pero también se cuentan historias, algunas de las cuales hasta superan las generaciones y son transmitidas como parte de una herencia. «Cuando cocinás, le estás dando a alguien. Le estás dando amor, le estás tirando una onda, le estás regalando un poco de energía tuya y eso, se transforma en comida», arranca diciendo Leandro, Lele, Cristóbal en el video que publicó en su cuenta de Instagram , donde resume parte de su recorrido y cada paso que dio con adidas .

El narrador en primera persona

Cuando Lele entra al estudio, la energía cambia de manera instantánea. Eléctrico, risueño y buena onda, saluda a todo el mundo para enseguida sentarse a charlar. «Vos preguntá», es lo primero que me dice para después avanzar con su respuesta «Soy deQuilmes , nací ahí. Pero desde hace 18 años vivo en San Telmo . Soy el dueño de Café San Juan , el chef de Café San Juan – La Cantina y La Vermutería».

Mientras el primero empezó como un proyecto familiar junto a su mamá , la cantina fue el espacio en donde Lele se independizó y construyó como algo 100% propio «Se trata de una cantina italiana moderna. La búsqueda no es renovarse, pero sí mejorar y acompañar lo que pasa en el mundo gastronómico», y agrega «Por ejemplo, cada vez tenemos más opciones con vegetales. Pero también, dejamos de usar salmón de criadero y buscar pesca local».

Y si bien la gastronomía es uno de los elementos que lo define, es fácil descubrir en Lele una persona con cientos de facetas en las cuales, siempre, pone el corazón. «Mi hobbienúmero uno es el skate . Si bien hace muchos años que no me dedico a andar todos los días, sigue siendo algo que me apasiona. Siempre estoy mirando videos de skaters y me junto con la vagancia «. Y agrega, «De grande descubrí una gran pasión por la construcción. Después de diseñar y hacer varios restaurantes, me di cuenta que me copa un montón. Me encanta estar en obra, tirar paredes y pensar en cómo cambiar los espacios».

Una historia que inicia con el pantalón de tiras blancas

«Uso adidas desde que soy chiquito. Desde el pantalón de gimnasia azul con las tres líneas blancas ¡Un clásico! y las adidas volley hasta, ya de adolescente, las New York. Eran unas zapatillas grises como con una red, que estaban buenísimas», confiesa Lele como un verdadero fan.

Es un poco de esa nostalgia, lo que enriquece la nueva línea de adidas Originals ,Home of Classics que traen de vuelta cuatro modelos originales de los 70 y 80. Diseños que, en un primer momento, fueron pensados como innovaciones deportivas pero que rápidamente conquistaron las calles del mundo.

Las elegidas por Lele son las Supercourt , con diseño limpio y nítido, rápidamente se convierten en un calzado cómodo y versátil para el día a día «Me encantan. Son unas zapas que me acompañan en todo momento». Y mientras sus propias zapatillas son el lienzo de las mil y una aventuras que emprende en el día a día, se apura en confesar: «Soy un fanático de las zapatillas limpias. Así que mi mejor lienzo es uno bien limpito. Impecables».

Paso a paso, en sus nuevos proyectos

Además de sus tres espacios gastronómicos, su último emprendimiento es una fábrica de conservas en lata: «Me hice un súper viaje por España . Recorrimos el país entero viendo fábricas de conservas en lata. Después de ver un montón de talleres y con ayuda de profesionales, diseñé el mío». Y agrega, «Con Mecha, mi socia, estamos demasiado enganchados con este mundo. Viajando mucho, buscando productos frescos argentino. Llámese almejas, diferentes tipos de pescas».

Pensadas para consumir en la vermutería, Lele está en pleno proceso creativo en donde experimenta, prueba cosas nuevas e innova. En esa revolución, ya tiene algunas favoritas. «Hicimos ahora un bonito, que es una pesca que se da muy bien en Argentina. Lo hicimos frito, con una vinagreta de aceite de oliva, pimentón, ajos confitados y vinagre. Sumamos unos apios a la parrilla», nos cuenta y agrega «Es para abrir la lata, ponerla arriba de una pila de papas fritas y flashear «.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *